Agencia de los Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea

Seg煤n un estudio realizado por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea (Violence against women: an EU-wide survey),聽con encuestas a 42.000 mujeres en todo Europa, que registraba que al menos el 38% de mujeres entre 18 y 29 a帽os hab铆an sufrido acoso por raz贸n de g茅nero en el 煤ltimo a帽o y un 24% entre mujeres de 30 a 38 a帽os.

En el ordenamiento jur铆dico espa帽ol varias normas recogen la definici贸n de la conducta

La primera de ellas la podemos encontrar en el art铆culo 2 de la Directiva 2002/73/CE; y la segunda, en el art铆culo 7.1 de la Ley Org谩nica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (en adelante LOIMH) que, de forma similar a como lo conceptualiza la directiva, lo define como 芦cualquier comportamiento, verbal o f铆sico, de naturaleza sexual que tenga el prop贸sito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo禄.

La norma espa帽ola, adem谩s, diferencia el acoso sexual del acoso por raz贸n de g茅nero, definiendo este 煤ltimo en su apartado segundo como 芦cualquier comportamiento realizado en funci贸n del sexo de una persona, con el prop贸sito o el efecto de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo禄.

Ambas normas identifican que el bien jur铆dico principalmente vulnerado es la dignidad. Tambi茅n se concibe el acoso sexual como diferente al acoso por raz贸n de g茅nero. Esto es, las diferentes normativas establecen que el acoso sexual no tiene por qu茅 obedecer a una discriminaci贸n a la mujer, aunque este tipo de conducta en el trabajo recae un 90% en mujeres (Violence against women: an EU-wide survey). 

CINCO SENTENCIAS

Condena a un Guardia Civil veterano por acoso sexual a una compa帽era novata

En la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Segunda, de lo Penal, 721/2015 de 22 Oct. 2015, Rec. 888/2015 se conden贸 al acusado, un guardia civil por proferir comentarios y propuestas sexuales a la v铆ctima, joven guardia civil reci茅n ingresada. En este caso, el superior trataba a la v铆ctima despectivamente criticando su forma de trabajar, y enfad谩ndose con ella al no aceptar sus requerimientos sexuales, lo que acab贸 por provocarle una enfermedad ps铆quica para la que necesit贸 tratamiento.  

En la sentencia, la Sala concluye que 鈥渆l acoso sexual, al constituir un atentado a la libre decisi贸n de no verse involucrado en una relaci贸n sexual indeseada, est谩 afectando a la esfera 铆ntima de la persona, pero tambi茅n produce un da帽o en el trabajo o en el estudio, no es solo individual, sino colectivo porque afecta al status de todos los trabajadores o estudiantes, principalmente a las mujeres, aunque no solo a ellas, y perjudica a la sociedad en su conjunto.鈥

El Tribunal Supremo confirm贸 la pena de dos a帽os de prisi贸n para el guardia civil. 

Despido de un jefe de bares de un hotel

Expresiones como 鈥溌u茅 buenas estas!鈥, hacer bromas referentes al 鈥渢rasero鈥, o realizar tocamientos en las caderas, son algunas de las conductas por las que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias de Las Palmas de Gran Canaria, Sala de lo Social, en su sentencia de 6 Mar. 2018, Rec. 1648/2017, conden贸 al jefe del bar de un hotel. El acusado profer铆a estas expresiones a una de las empleadas del establecimiento, seg煤n 茅l 鈥渋ntentando crear un buen ambiente entre los compa帽eros鈥. 

La Sentencia considera que las referidas bromas y comportamientos de car谩cter sexual empleados eran objetivamente inadecuados, y que s贸lo de mediar consentimiento de la persona a la que se dirigen ser铆an considerados aceptables. As铆, establece que cuando un trabajador var贸n se dirige a sus compa帽eras con expresiones de connotaci贸n sexual, acompa帽adas de un contacto f铆sico no buscado ni querido, se est谩 ante una conducta sancionable, aunque solo tenga como destinataria a una trabajadora en particular. 

La Sala subraya que so se crea el deseado clima de cordialidad y respeto en el trabajo alegado por el trabajador despedido cuando se alaba la condici贸n f铆sica de la mujer, en lugar de la calidad de su trabajo. 

Por todo ello, en este caso, el Tribunal de Justicia de Canarias declar贸 procedente el despido disciplinario por acoso sexual.

Indemnizaci贸n a una trabajadora por recibir cartas con contenido sexual

En el siguiente caso, la trabajadora hab铆a recibido una carta manuscrita, en fecha de 6 de enero de 2015, firmada por el administrador de su empresa, que dec铆a as铆: 芦Queridos Reyes Magos: Me gustar铆a que me trajerais una buena hembra de color negro (me encantan las negras)鈥︹ Entre otras expresiones atentatorias contra la dignidad humana y muy expresivas de los prop贸sitos libidinosos del demandado, que la empresa, en el presente procedimiento, lleg贸 a calificar de expresiones 鈥fantasiosas, pueriles e inveros铆miles鈥. 

En la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias, Sala de lo Social, 1795/2015 de 30 Sep. 2015, Rec. 1932/2015, se consider贸 que, con la presentaci贸n de la carta, del pu帽o y letra del empresario, se consideraba demostrada la situaci贸n real de acoso vivida por la trabajadora, que tuvo que ser atendida por crisis de ansiedad. 

El empresario, por su parte, aport贸 en su defensa tres fotograf铆as en las que aparec铆an ambos de forma sonriente, pretendiendo de esta forma justificar su comportamiento. Al respecto, la Sala consider贸 que no hab铆a ninguna relaci贸n pertinente entre el hecho de sacarse un selfie con el due帽o, siguiendo la moda del momento, y el consentimiento que se afirma otorgado al comportamiento vejatorio dispensado por aquel.

En definitiva, la conducta del demandado, inexplicada e inexplicable, fue calificada de acoso sexual y acoso por raz贸n de sexo, y fall贸 una indemnizaci贸n de 15.000 euros a favor de la demandante, adem谩s de condenar a la empresa a la readmisi贸n inmediata de la trabajadora, la cual hab铆a sido despedida tras el suceso acontecido.  

Un profesor universitario condenado por insinuarse a una alumna

鈥淎 veces no hay necesidad de estudiar para aprobar, hay muchas maneras de aprobar禄. Esta, entre otras, fueron las expresiones proferidas por un profesor universitario a una alumna que hab铆a acudido a una tutor铆a antes de la realizaci贸n del examen de su asignatura. 

En el caso resuelto por la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Segunda, de lo Penal, 354/2019 de 10 Jul. 2019, Rec. 1032/2018, se confirm贸 la sentencia de la Audiencia Provincial del Le贸n, recordando la doctrina que establece que 芦… la declaraci贸n de la v铆ctima puede ser considerada prueba de cargo suficiente para enervar la presunci贸n de inocencia鈥. As铆, consider贸 la Sala que el relato de la v铆ctima que califica de claro y contundente.

As铆, resulta de manifiesto que la v铆ctima a煤n ten铆a pendiente de aprobar la asignatura del acusado, lo que unido a que hubiera sido aprobada finalmente la asignatura del acusado sin merecerlo (a juicio del acusado ya que la aprob贸 芦para que dejara de marearle禄), hace incomprensible que la joven denunciara el acoso sexual si no existi贸. Adem谩s, como alega la denunciante, ella no ha manifestado que el recurrente le suspendiese o que le bajase la nota injustamente, sino, como subraya el Tribunal, 鈥渜ue dicho profesor le estaba proponiendo mantener con 茅l alg煤n tipo de relaci贸n sexual que ser铆a recompensada con la superaci贸n de la asignatura o la obtenci贸n de una mayor calificaci贸n a la merecida鈥.

El profesor universitario fue condenado a la pena de prisi贸n de 6 meses y a la pena de inhabilitaci贸n absoluta por plazo de tres a帽os.

Despido disciplinario de un empleado por realizar comentarios a su jefa con contenido sexual

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y Le贸n de Valladolid, Sala de lo Social, de 19 Abr. 2018, Rec. 215/2018 confirma el despedido del dependiente de un estanco por recriminar continuamente a su jefa para que se pusiese tacones o se pintase las u帽as, as铆 como realizar determinados comportamiento con connotaci贸n sexual. 

En el caso, el empleado, hijo de los anteriores titulares del estanco, alega que estas expresiones est谩n dentro de su libertad de expresi贸n y que fueron proferidas con el 煤nico fin de que el negocio fuese bien. Sin embargo, el tribunal consider贸 que comentarios como 芦Voy a tardar en dormir la siesta porque tengo un dolor de huevos que los tengo llenos y voy a tener que descargar禄, o darle en el culo con un cart贸n de tabaco delante de un comercial, adem谩s de otros tocamientos, eran actos a los que no se puede restar gravedad solo por la relaci贸n entre los padres de trabajador y la empresaria, quedando fuera del 谩mbito de la libertad de expresi贸n. 

Agencia de los Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea

Categor铆as: Blog