APARCAMIENTO ETERNO

Acoso laboral en la Administración Pública

El acoso laboral conocido por el anglicismo mobbing, tiene en las administraciones públicas unas peculiaridades que le hacen ser si cabe más sangrante y dañino, empezaré diciendo que la estabilidad en el empleo del funcionario público, se tiene, no como un privilegio, sino como una garantía, para salvaguardar la independencia frente al poder político, y que sean criterios técnicos los que dirijan las administración de los recursos públicos y que estos profesionales sean elegidos bajo los criterios constitucionales de igualdad, merito, capacidad y publicidad.

Con la aparición de la figura de Puesto de Libre Designación, se abrió una peligrosa puerta a la influencia del poder político en los más altos escalafones de la administración sustrayendo los altos niveles de decisión de la carrera funcionarial, esta puerta empezó entornada y a día de hoy es giratoria.

No son pocas las veces en que los funcionarios al intentar ejercer su independencia y criterios técnicos se ven abocados a elegir presión, a verse entre la espada y la pared, porque el oponerse al interés de los poderosos que desde la atalaya de su fortaleza (Administración), y rodeados de su libre designación hacen imponer «su ley» les trae las consabidas consecuencias que no se hacen esperar, y que sirven de «aviso, ejemplo y escarnio» a cualquier otro incauto.

Pero de plegarse a lo políticamente correcto, se puede ver declarando en el juzgado ya que la frase «Yo no sé nada, eso los Técnicos», es muy utilizada.

Esas consecuencias se podrían definir en la administración pública como la muerte laboral, que se decreta no en oscuros despachos donde se destina al condenado, sino en los más soleados, espaciosos y cómodos, gracias a nuestros impuestos. 

Esta muerte laboral se concreta en traslados forzosos o voluntarios inducidos por el «¿Cómo lo quieres… arriba o abajo?», condenados al ostracismo, de la falta de medios, de trabajo, o en el peor de los casos al encadenamiento de expedientes disciplinarios que de perderlos la administración, no pasa nada paga el ciudadano, y paga mucho, habría que recopilar la cantidad que seguro es millonaria.

En la empresa privada estos caso acaban en despido, siendo poco el tiempo que el trabajador aguanta el infierno del acoso laboral, pero en el caso de un trabajador que no puede ser despedido fácilmente como el funcionario acaba en enfermedad, desesperación, anquilosamiento y con el paso del tiempo en alguien que vaga sin rumbo fijo por los despachos olvidado de todos, se convierte en lo que en la administración se denomina «Un Castigado».

Mobbing de la empresa privada

En esto poco se diferencia del mobbing de la empresa privada, es desprestigiado ante sus compañeros que temen hablarle por temor a contaminarse, y se convierten en cómplices y colaboradores necesarios «El se lo ha buscado» aunque en su interior abriguen esperanzas de complementos, gratificaciones, privilegios que el señor del castillo distribuye con profusión entre los que les son fieles, ya que a él no le cuesta nada, paga el ciudadano.

Craso error, estos compañeros al permitir este tipo de situaciones, ya que las fomentan y es muy fácil caer en desgracia ante alguien a quien adulan y le miman el EGO todos los días.

Otro tipo de aparcamiento del funcionario público es el que se produce al cometer este una falta, ya que por mucho que la pagara en su momento, no hay derecho al olvido, se le estigmatiza de por vida en este caso vida laboral.

No es de recibo, que estos trabajadores, dejen de producir lo que la sociedad demanda, sustrayendo a grandes profesionales, de aportar conocimientos, experiencia, a nuestra sociedad.

Delegado sindical

Hay que huir del delegado sindical, que desde su cómoda liberación, no va por la empresa, ya que pierde el necesario contacto con la realidad, y que suele argumentar… «No te pagan… pues te aguantas… te están haciendo un favor», también los hay que dicen… «Ahí tienes al abogado», sabiendo que ningún abogado a sueldo del sindicato, va a defender en los juzgados lo que no defiende su sindicato en la Administración.

Por lo general el sindicalismo clientelar que se viene practicando en muchas administraciones, olvida defender a la persona en pos de un interés por captar grandes colectivos que le generen delegados sindicales que les reportaran poder y las consabidas subvenciones públicas, a través de cursos de formación que es lo que ha corrompido el sindicalismo, el defender al acosado no es popular.

No puedo terminar este pensamiento en voz alta, sin recordar a mi padre que lucho contra estas prácticas y que escribió estos versos: 

El Acosador es un ladrón de los derechos ajenosSe tapa con la mentira que le sale de dentroNo conoce la piedad, si acaso para su EGOEl sabe bien que es un cobarde sin remedio

Autor: ARMANDO PLAZA

Delegado Sindical

SOMOS SINDICALISTAS

Sección Ayuntamiento de Murcia

Mobbing Madrid

Categorías: Blog

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies